El spread betting le brinda al trader regular la posibilidad de ganar o perder mucho más dinero del arriesgado en la operación, por lo cual un entendimiento claro del mercado, los métodos, técnicas y riesgos es fundamental para evitar una tragedia. 

La mayoría probablemente ha escuchado la frase "Bueno, esto nunca había pasado antes". De hecho, es probable que todos hayamos empleado esta frase con anterioridad, posiblemente más de una vez. Esto se debe a que algo, en algún lugar haya ocurrido cuando menos lo esperábamos. 

A diferencia del fixed-odds betting (apuestas de probabilidades fijas), en el spread betting no importa mucho quien va a ganar, sino más bien por cuanto o en que cantidad. Regularmente, los mercados en que apuesta el spread betting no tienen límite, lo que expone al trader incauto a pérdidas excesivamente elevadas.

Existe un número de principios simples y básicos que pueden ayudar a un trader a convertirse en un mejor especulador en los mercados financieros. Estos principios aplicados en el spread betting pueden parecer sencillos, pero resultan esenciales para iniciar el camino para convertirse en un trader exitoso, o al menos aumentar sus probabilidades de sobrevivir a largo plazo en el mercado.

En primer lugar, tenemos un consejo o tip que no aplican muchos traders pero que puede tener un efecto marcado en su cuenta. Supongamos que tenemos una posición ganadora, pero no sabemos hasta donde va a continuar el mercado a nuestro favor. En este caso no queremos dejar toda la posición abierta, preocupados de que el precio pueda revertir su tendencia en en cualquier momento y tomar nuestras ganancias, pero también queremos ver si podemos obtener una mayor ganancia si el mercado continúa en la misma dirección. La respuesta es cerrar parte de la posición, asegurando parte de los beneficios mientras conservamos un interés en la operación en caso de que el precio prosiga a nuestro favor.

Digamos por ejemplo que abrimos una posición de spread betting a $10 por punto. Si la posición es ganadora y queremos asegurar una ganancia, podemos vender $5 por punto, con lo cual cerramos la mitad de la posición y aseguramos un beneficio. Si ahora movemos el stop loss hasta el precio inicial de entrada, aún si el precio cambia de tendencia y alcanza el nivel de entrada, aún así habremos obtenido una ganancia decente. A menos que paguemos un extra, los stop loss no están garantizado, pero aún así podemos conservar la mayor parte de las ganancias con esta táctica.

También es recomendable tener una cantidad de posiciones abiertas que podamos manejar con facilidad y eficiencia particularmente si somos principiantes o si tenemos tendencia al trading impulsivo. Esto nos ayudará a pensar con mayor claridad de mente y a tomar decisiones más informadas.

Otro consejo es abrir posiciones en partes. Podemos emplear este método si consideramos que hemos perdido la entrada ideal y no estamos seguros si el precio va a regresar hasta ese nivel antes de continuar en la dirección predicha. Si abrimos una posición de spread betting con la mitad del volumen planeado inicialmente y si el mercado prosigue en la misma dirección sin efectuar un retroceso, al menos tenemos una posición sin mayores riesgos de pérdidas. En caso de que el precio retorne al nivel inicial esperado, podemos abrir otra posición con la segunda mitad, con lo cual tendremos una posición a un precio promedio de entrada inferior.

Suponiendo que el precio nunca retorne al nivel de precios esperado, podemos considerar entrar con la segunda mitad de la transacción. Claro está, esto incrementa el nivel de entrada promedio, pero al mismo tiempo tenemos la confianza de que el precio continuará al alza. Por otro lado, y particularmente en el day trading, si las cosas no parecen funcionar poco después de la apertura de la posición, es recomendable considerar el cierre de la misma. Aunque probablemente este criterio no sea el más adecuado cuando se utiliza para operar con base en rompimientos del mercado.

Cuando operamos en el mercado es importante analizar todas las transacciones realizadas ya que esto nos ayuda a aprender de nuestros errores, lo que a su vez mejora las probabilidades de convertirnos en traders exitosos. En este sentido, resulta útil tener un diario de trading y estudiar cada operación para ver que resultó mal para corregir errores en el futuro.

Cada vez que se abre una posición en el mercado hay que emplear stop loss. Estas órdenes consisten en niveles de precios acordados previamente en los cuáles el trader decide cerrar una posición si el mercado se mueve en su contra. El uso de un nivel de stop loss del 20% constituye una buena regla. Esto significa que si abrimos una posición long en una acción a 200p y esta empieza a bajar, 160p sería un buen precio de salida en el cual debemos admitir que nos equivocamos en la operación. Para acciones líquidas y de compañías importantes como Vodafone por ejemplo, un stop loss más ajustado (digamos del 10%) podría ser una buena idea. Así mismo, el uso de niveles de stop loss de hasta un 30% para compañías más pequeñas puede resultar adecuado para capear la volatilidad diaria de estos instrumentos.

Finalmente, el trader debe ser paciente. No hay que molestarse por perder oportunidades. El mercado siempre ofrece nuevas oportunidades para el trader que sabe esperarlas.

Las emociones como la codicia, miedo y esperanza pueden nublar el juicio y llevar a la toma de decisiones erróneas. El miedo impedirá que el trader abra una posición, pero la codicia evitará que tome las ganancias en el momento justo. Una buena estrategia de spread betting ayudará al trader a sacar de la ecuación todas esas decisiones basadas en emociones, predeterminando objetivos de ganancias, pérdidas máximas permitidas y puntos de entrada y de salida.


Broker recomendado

0 comentarios:

Post a Comment

 
Top