Existe una diferencia fundamental entre el spread betting y las apuestas ordinarias y podemos mostrarla más fácilmente usando como ejemplo una carrera de caballos.

Cuando usted decide apostar a un caballo antes de que inicie la carrera, lógicamente selecciona el animal que considera que va a ganar o que al menos va a quedar entre los primeros tres lugares. Seguidamente busca la casa de apuestas que ofrece las mejores probabilidades en contra de su caballo.


Una vez que ha colocado su apuesta, no hay nada que usted pueda hacer hasta que la carrera sea realizada y finalice. Por ejemplo, no puede cancelar la apuesta durante la carrera o incluso uno o dos minutos después de haberla colocado. Tampoco puede pedir ningún tipo de ganancia durante el curso de la carrera si su caballo está a la cabeza en ese momento. Si al final su caballo falla en el tramo final y no gana la carrera, pierde toda su apuesta.

En este caso, usted ha apostado que en un cierto momento en el futuro (el final de la carrera), el caballo que seleccionó conseguirá una cierta posición con respecto a los otros, y por lo tanto tiene que esperar a que el evento se lleve a cabo, de tal modo que hasta que esto ocurra podrá saber si ganó o perdió. Desde el momento en que suscribe el contrato con la casa de apuestas, usted ha perdido el control de su dinero. Si el caballo gana, entonces sabe cuanto dinero obtuvo, independientemente de lo que ocurre con el precio después de haber colocado la apuesta con la casa de apuestas.

El financial spread betting difiere de las apuestas convencionales en el hecho de que no hay una "meta de llegada", si bien hay un periodo de tiempo involucrado. En este caso usted selecciona una acción, indice, commodity o par de divisas cuyo precio considera que va a subir o bajar durante un periodo en el futuro y a través de una compañía que ofrece el servicio de spread betting usted pide un "precio".

Esta compañía le ofrece al apostador un valor o precio al cual considera que el instrumento seleccionado va a llegar al final de un periodo específico. El apostador por su parte debe decidir si la casa de apuestas está o no en lo correcto. Si considera que está equivocada, coloca una apuesta con esta que se basa en una apuesta por unidad (por centavo en el caso de una acción o un punto en el caso de un índice) en la dirección que estima que va a seguir el precio del instrumento seleccionado, es decir por encima o por debajo de la cotización.

En este caso no importa si el precio alcanza o no un precio específico en una fecha específica en el futuro, lo que es realmente importante es que la unidad de precio supere o caiga por debajo del precio cotizado por el corredor en el momento de hacer el contrato. Ya sea que lo haga o no, el apostador puede cerrar la apuesta en cualquier momento, asumiendo la pérdida o ganancia, antes de que el periodo del contrato haya concluido, en cuyo preciso momento la apuesta es cerrada ya sea que tengamos pérdidas o ganancias.

Por lo tanto, el spread betting es mucho más flexible que las apuestas convencionales ya que el apostador está en control de sus operaciones en todo momento. Por ejemplo, puede tomar ganancias una vez que estas se producen, si así lo desea, o puede cortar las pérdidas en cualquier momento si considera que su pronóstico original estaba errado.

El monto de dinero que una persona puede ganar con financial spread betting puede ser considerable sin la necesidad de pagar una cantidad mayor de dinero como en el caso de una apuesta con probabilidades fijas. Esto se debe a que las operaciones con financial spread betting son apalancadas por las compañías que ofrecen este servicio lo cual permite que el apostador pueda apostar sin la necesidad de invertir grandes cantidades de dinero. Sin embargo esto tiene un lado negativo, ya que las pérdidas tambien pueden ser significativas si no se emplean órdenes stop loss al colocar la apuesta que limiten las pérdidas potenciales. Estas órdenes pueden ser alteradas por el operador a voluntad durante el periodo en que la apuesta está abierta , lo que permite asegurar gananancias o reducir cualquier pérdida potencial.

Los aspectos técnicos del Spread Betting

Cuando un apostador quiere colocar una apuesta de spread betting basadas en una acción, un índice o un commodity, recibe dos precios cotizados: uno al cual puede comprar (precio de venta) y otro al cual puede vender (el precio de compra). La diferencia entre ambos números se conoce como "spread".

Si el apostador considera que el precio va a subir, entonces coloca una apuesta de "compra". Por el contrario, si piensa que el precio va a caer, coloca una apuesta de "venta". En este caso apuesta con respecto al movimiento del precio y decide el monto que va a arriesgar por cada centavo que el precio se mueva.

Las plataformas de operaciones de las compañías de spread betting ofrecen automáticamente los dos precios cotizados de compra y venta para todos los instrumentos financieros con base en los cuáles el cliente desea apostar. Es importante entender que el precio que una persona pueda ver en la pantalla de su computadora para un instrumento financiero específico, es el precio actualizado en el mercado al cual puede comprar/vender en ese preciso momento. Sin embargo, el precio que ofrece la compañía de spreadbetting al apostador por el mismo instrumento es el precio "futuro", el cual probablemente sea distinto al precio que en ese momento tenga en el mercado.

Por lo tanto, el apostador estará apostando con respecto al precio futuro y debe escoger si desea emplear el futuro "cercano", o el futuro "lejano" para sus operaciones. El año es dividido en 4 cuartos que son señalados por los días 31 de marzo, 30 de junio, 30 de septiembre y 31 de diciembre. La fecha de futuro "cercano" es aquella que este más cerca a la fecha actual mientras la fecha de futuro "lejano" es la siguiente fecha después de la primera.

Si bien los precios futuros tienen alguna relación con los precios actuales de la mayoría de los instrumentos, en ocasiones se producen retrasos en su reacción con respecto a las noticias que afectan el mercado. Estos precios reflejan lo que el mercado piensa acerca de como estará el precio de un instrumento financiero en una fecha específica en el futuro. El operador, apuesta si está o no en lo correcto, y en que dirección se moverá el precio y la magnitiud de ese movimiento.



Broker recomendado

0 comentarios:

Post a Comment

 
Top